Consigue unos labios carnosos

Aunque la genética no te haya regalado una boca carnosa, con unos cuidados sencillos puedes conseguir que resulte más atractiva. Piensa que esta zona de la cara, junto con los ojos, es la que concentra más la mirada de los demás.

Cuando los labios están secos y descarnados parecen más finos. Por tanto, recuperar la hidratación es clave para que ganen textura y grosor.



Usa un bálsamo labial tantas veces como lo necesites a lo largo del día. Elige un producto con ingredientes nutritivos como la manteca de karité; cicatrizantes (alantoína y pantenol), y filtros UVA y UVB para evitar los efectos resecantes del sol. Y recuerda no mordisquearlos ni arrancar las pieles muertas para evitar que se agrieten.

Elige lápices de labios de tonos claros y con partículas nacaradas, que reflejan la luz. Te aconsejamos las barras satinadas antes que las mates porque llevan sustancias nutritivas como el aceite de jojoba, las ceramidas y la vitamina E. Los gloss o brillos también son adecuados.

¡Enlázanos en tu página!

SOBRE ESTA PÁGINA

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.